Hace poco mi mujer y yo estuvimos de visita turística por Cuenca y decidimos buscar en varios blogs algún sitio en el que nos dieran bien de comer, y uno de los locales que mejores comentarios tenía era el Mesón Darling, así que nos acercarnos para ver qué tal estaba.

Fachada Mesón Darling

Fachada Mesón Darling

Cuando entramos vimos que era un bar/mesón de los de toda la vida, ni decoraciones modernas ni nada similar. El establecimiento está bien cuidado y limpio. La única pega es que hacía demasiado calor en el interior y en ningún momento encendieron el aire acondicionado ni abrieron la puerta, creo que es algo que deberían tener en cuenta, ya que no es nada agradable entrar al Mesón y que haga más calor que en la calle, para el invierno no está mal pero en primavera/verano no da mucho gusto.

Vino Tinto Finca Antigua

Vino Tinto Finca Antigua

La carta no es excesivamente amplia, lo justo para tener una variedad más que aceptable y no volverte loco viendo qué pides y qué no pides, en ella podréis encontrar muchos platos típicos de la zona.

Una vez sentados en la mesa y habiendo examinado concienzudamente la carta, nos decantamos por pedir unas croquetas caseras de jamón, una ración de Morteruelo (típico de Cuenca) y un plato de codillo asado (especialidad de la casa), todo para compartir ya que suponíamos que las raciones iban a ser grandes, y no nos equivocamos en absoluto. Para beber nos pedimos una botella de Finca Antigua, un tinto de la tierra que ya habíamos probado antes y que sabíamos que nos gustaba.

Para empezar nos trajeron las croquetas caseras de jamón, que para mi, que soy un adicto a las croquetas, fueron una pequeña decepción. Lo cierto es que las croquetas estaban bastante bien pero yo esperaba algo más, algo que hiciera que no las olvidara pero no lo encontré, en definitiva son unas croquetas del montón, caseras pero del montón.

Croquetas caseras de jamón

Croquetas caseras de jamón

De segundo nos trajeron la ración de Morteruelo, la cual nos encantó tanto a mi mujer como a mí. Era la primera vez que lo probábamos y de entrada el aspecto que tenía no me pareció apetitoso, pero una vez que lo echas encima del pan y le pegas el primer bocado, te encuentras con un sabor que está entre paté y la ropa vieja de cocido. A mi personalmente este tipo de sabores y texturas me gustan mucho, yo me hubiera comido dos raciones de Morteruelo sin problemas :).

Morteruelo

Morteruelo

Y para terminar le llegó la hora al plato principal, que debido a su tamaño también se convirtió en el postre, el codillo asado. Lo primero que te impacta es su tamaño, es tremendamente grande. y viene cubierto con patatas fritas de las caseras, no de esas congeladas que te ponen en otros sitios. La carne estaba jugosa y tierna, y el caldo estaba de toma pan y moja, cosa que hicimos en repetidas ocasiones. Una gozada. Menos mal que lo pedimos para compartir, porque para una persona es mucha comida.

Codillo asado

Codillo asado

Como podréis imaginar, después de tal cantidad de comida, no nos quedaban ganas para tomar el postre, es más, ni siquiera pudimos acabar con el codillo. Así que, pasamos directamente a pedir la cuenta, la cual, si la memoria no me engaña, estuvo alrededor de los 40€. Un precio más que razonable, teniendo en cuenta que con la comida que pedimos, podrían haber comido tres personas perfectamente.

En cuanto a la atención de los camareros, esta fue muy buena ya que estaban muy pendientes de que no te faltara de nada.

En definitiva, es un restaurante que tienes que visitar si pasas por Cuenca, ya que su relación cantidad/calidad/precio es más que buena y todo lo que pruebas es casero, algo muy a tener en cuenta. Y que no se os olvide reservar mesa, puesto que se suele llenar siempre o casi siempre.

Podéis encontrar el Mesón Darling en:
Calle las Torres Nº7, Cuenca
Teléfono: 969 22 27 18

 

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.