Durante las vacaciones veraniegas hemos estado en París y, en nuestro afán de probar la famosa cocina francesa, estuvimos buscando un buen restaurante dentro de su amplia oferta gastronómica, y que a ser posible tuviera una buena relación calidad/precio. Tras mucho rebuscar en tripadvisor y en diversos blogs gastronómicos, encontramos el restaurante Le Dürer, el cual ponían bastante bien y que al parecer, según los comentarios, también tenía un precio razonable.

Fachada Le Dürer

Fachada Le Dürer

Al igual que en muchos de los restaurantes que hay por París, en Le Dürer disponen de varios menús, con diversos precios, que constan de entrante, plato principal y postre, todos a elegir entre varias opciones las cuales varían según el precio que tenga dicho menú, aunque también tienes la opción de pedir a la carta. Nosotros nos decantamos por el menú de 17€, ya que los platos que queríamos probar estaban disponibles en este.

El restaurante es un pequeño local, situado en la zona de la basílica del Sagrado Corazón (Sacré-Cœur en francés) de Montmartre, en el cual el espacio está aprovechado al milímetro, las mesas están un pelín juntas de más, aunque en otros restaurantes la ubicación y separación de las mismas es bastante peor que en este. La decoración es muy coqueta, con las paredes llenas de cuadros, plantas y utensilios de cocina antiguos. El aspecto en general es bastante bueno.

Decoración

Decoración

En cuanto a la comida, de entrante nos pedimos una sopa de cebolla para mi y un bloc de foie gras de pato para mi mujer. La sopa de cebolla tenía un toque picante que le daba la gracia, además llevaba bastante pan, algún trozo de carne y, como no, cebolla; para mi fue todo un acierto. El bloc de foie gras estuvo a la altura de la sopa, además de ser casero y estar muy bueno, llevaba un acompañamiento que constaba de una pequeña ensalada de lechuga y tomate con una salsa de mostaza a la antigua y de unos pepinillos partidos, recomendado, aunque personalmente prefiero la sopa de cebolla.

Sopa de cebolla

Sopa de cebolla

Bloc de foie gras de pato

Bloc de foie gras de pato

De plato fuerte mi mujer se pidió unos penne a los cuatro quesos hechos al dente y con una salsa más que aceptable, ya que en ocasiones el sabor a queso se lo dejan en el nombre, aunque como digo este no era el caso. Además trajeron un poco de parmesano rallado para echarle por encima y darle el toque final.

Penne a los cuatro quesos

Penne a los cuatro quesos

Yo de principal me pedí un Bœuf bourguignon (buey a la borgoña), un guiso típico francés el cual tenía muchas ganas de probar. Para mi sorpresa, el plato me lo sirvieron junto con un bote de mostaza de Dijon que era para echárselo al gusto al Bœuf bourguignon, según nos explicó la camarera. Y yo, sin dudarlo, me puse a condimentar mi plato, con un resultado final que me fascinó. Fue de lo mejor que pude comer en París, un auténtico deleite de sabores, disfruté como un crío chico.

Bœuf bourguignon (Buey a la borgoña)

Bœuf bourguignon (Buey a la borgoña)

Como postré nos pedimos un Crème Caramel y un Crème Brûlée. El Crème Caramel es un flan de vainilla con caramelo en el fondo; el que nos sirvieron estaba compacto y muy rico. El Crème Brûlée es una crema pastelera con azúcar quemado por encima que forma una costra tostada y crujiente, para mi este es el postre que más me gustó con diferencia ya que no es tan común por aquí y también porque estaba bueno de narices.

Crème caramel

Crème caramel

Crème Brûlée

Crème Brûlée

En cuanto a la bebida, en París está muy pero que muy cara, aunque en Le Dürer podemos encontrar vinos de la casa (de barril o a granel) a buen precio y bastante buenos, rondan los 15€ la botella, un precio que os puedo asegurar que es muy bajo para lo que podéis encontrar por otros locales y restaurantes, pensad que el precio medio de una caña es de 4€ y el de una pinta ronda los 7-8€, así que una botella de vino por 15€ es casi una ganga, aunque sea vino a granel. Aunque cuando entramos vimos que tenían un vino de Burdeos de oferta, así que nos lo pedimos y no nos defraudó, aunque el precio era algo superior, 20€ la botella.

La atención que tuvimos por parte de la camarera fue muy buena, siempre con una sonrisa en la boca y atendiendo nuestras peticiones con agrado, un 10 en este aspecto.

El precio final fue de 57€ los dos menús con el vino. El precio se subió un poco porque el Crème Brûlée no entraba en el menú y tuvo un suplemento de 3€, pero a pesar de todo salimos muy satisfechos de Le Dürer. Os recomiendo que si vais por París os paséis por este restaurante a probar su comida.

Podéis encontrar Le Dürer en:
19 Rue Yvonne le Tac, Paris
Teléfono: +33 1 46 06 03 02

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *