Hoy os vamos a contar nuestra experiencia en la Escuela de Hostelería del I.E.S. La Flota, que, por si alguno no lo sabe, de lunes a jueves está abierta al publico, previa reserva, para ir a cenar (martes y jueves) o a comer (lunes y miércoles), y así lograr que los alumnos pongan en práctica lo aprendido durante sus horas lectivas.

Nada más entrar te atiende un camarero para recogerte el abrigo y colgarlo en el perchero que tienen en la entrada, mientras otro te lleva a la mesa. Generalmente, cada mesa tiene dos camareros asignados para atenderla, uno se encarga de las bebidas y el pan, y el otro de la comida, aunque se suelen ayudar e intercambian responsabilidades en caso necesario. A nosotros nos tocó una chica muy atenta a todo (protocolo, atención, etc.) y un chaval un poco olvidadizo e inseguro, pero para eso están aquí: para aprender y coger soltura.

Una vez en la mesa, se acercan los dos camareros que te van a atender durante la comida/cena, se presentan y te explican brevemente el menú que hay ese día, el cual paso a explicaros en las siguientes líneas:

-Foie en Crème Brûlée y naranja confitada. Riquísimo, con una presentación muy buena, la única pega era la naranja confitada, que no había narices a partirla de ninguna de las formas, pero fue un mal menor.

Foie en Crème Brûlée y naranja confitada

Foie en Crème Brûlée y naranja confitada

-Isla otoñal con mar de setas de cardo. Un plato bastante curioso que inicialmente nos dejo un poco fríos, ya que a la mesa llego la isla sin el mar, me explico: nos trajeron el plato con la tostada, la salchicha, un trozo de seta y el romero, en definitiva había mucho plato y poca chicha, menos mal que enseguida llego la camarera con una salsera en la que llevaba una salsa de setas de cardo, la cual completó el plato y lo dejó redondo. Finalmente, pudimos disfrutar el plato, que estaba muy pero que muy bueno, de lo mejor de la cena, y que nos dió para mojar un poco de pan.

Isla otoñal con mar de setas de cardo

Isla otoñal con mar de setas de cardo

Bomba de berenjena y su peineta de Parmesano. Este plato no me apasionó demasiado, ya que la berenjena no me gusta demasiado, a pesar de todo estaba bastante bueno y el montaje del plato nos gustó bastante.

Bomba de berenjena y su peineta de Parmesano

Bomba de berenjena y su peineta de Parmesano

Bacalao en papillote con dos salsas. Siempre tropiezo con la misma piedra, no me gusta nada el bacalao, y cada vez que voy a algún sitio con menú a ciegas, me encasquetan algún plato con bacalao :) . Finalmente, me comí el plato entero de bacalao, ya que al ir untándolo con las salsas, se me hacía más llevadero. Lo cierto es que al resto de comensales les encantó el plato.

Bacalao en papillote con dos salsas

Bacalao en papillote con dos salsas

Costillar de cerdo con interior de romero. El costillar venía acompañado de una salsa y unas pocas uvas. Para mi fue lo mejor de la noche, las uvas y el costillar tenían un contraste dulce/salado que me encantó, la carne estaba tierna y la salsa deliciosa. Rico y con fundamento.

Costillar de cerdo con interior de romero

Costillar de cerdo con interior de romero

Mango y chocolate. Finalmente, y tras una cena realmente buena, llegó el postre que estaba compuesto por una mousse de chocolate blanco, otra de chocolate con leche y con gelatina de mango en la parte de arriba. A mi me encantan los sabores ácidos y el chocolate, así que ya os podéis imaginar lo que me pareció el postre. Creo que es de los mejores postres que he tomado fuera de casa. Además tuve la suerte que alguno de los amigos que venían con nosotros no pudieron terminárselo, con lo cual se me encargó la dura tarea de terminar lo que quedaba del postre de mi mujer y otro entero que no llegaron a probar porque estaban llenos, que pena me dio tener que comerme su postre :) .

Mango y chocolate

Mango y chocolate

En cuanto a la bebida, comentar que el agua va incluida en el menú, y el resto de bebidas están a precio de costo, ya sean refrescos, cerveza o vino, del que disponen de una oferta suficientemente amplia y variada.

El precio del menú es de 17€, ya sea para comer o para cenar. Y con el menú vienen incluidos todos los platos (los cuales cambian cada día), el agua y el café o infusión de después del postre.

En definitiva, la comida estaba muy buena y el servicio por parte del alumnado fue atento y sin incidentes, así que no me queda nada más que recomendaros que vayáis a la Escuela de Hostelería del I.E.S. La Flota a probar su comida y servicio, así también ayudaréis a la formación de los alumnos. Por si no lo sabéis, el cocinero Sergio Martínez, cocinero y dueño de Keki Tapería (un lugar que hay que visitar sí o sí), se formó en dicha escuela. Como podéis ver de aquí salen grandes profesionales.

Si queréis reservar sólo tenéis que acceder a su página web, elegir que día queréis ir y realizar el pago del menú (17€ por cabeza), que se hace anticipado para asegurarse de que vas a asistir y así no perder el dinero invertido en los alimentos, porque al ser una escuela, lo que no se gaste hoy no se va a gastar mañana.

Podéis encontrar la Escuela de Hostelería I.E.S. La Flota en:
Paseo Gabriel Ciscar Nº1
C.P.: 30.007 Murcia
Web de reservas: http://reservascomedor.ieslaflota.es/

Deja tú comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>