content top

Crema tostada

Crema tostada

Os pongo a continuación la receta de la crema tostada que hace mi madre para usar como relleno para bizcochos y tartas sobre todo, o para acompañar algún postre. Esta crema es parecida a la crema pastelera pero con la principal diferencia de que en esta el azúcar se carameliza y en la crema pastelera no. Básicamente se podría decir que es una variante de la crema pastelera, ya que los ingredientes son prácticamente los mismos y solo cambia la maicena por la harina los cuales creo que son intercambiables. Crema tostada: 5 cucharadas soperas con colmo de azúcar 300 ml de leche entera 1 cucharada sopera con colmo de maicena 1 yema de huevo Preparación: Echamos el azúcar en un cazo y lo ponemos a fuego medio hasta que se haga caramelo, después se aparta y se deja enfriar un poco. Se le añaden 250 ml de leche y se vuelve a poner el cazo en el fuego hasta que se deshaga el azúcar, a fuego suave y moviendo de vez en cuando. Mientras se deshace el azúcar con la leche, mezclamos bien la yema de huevo y la maicena en un vaso con la leche restante. Una vez se haya deshecho el azúcar con la leche procedemos a echarle la mezcla que hemos hecho con la yema de huevo con la maicena y la leche que nos quedaba. Esperamos a que se espese la crema, removiendo durante el proceso, y una vez este espesa ya tenemos la crema tostada.   Compártelo:FacebookTwitterGoogleCorreo...

Leer más

Migas ruleras (Murcianas)

Migas ruleras (Murcianas)

Las migas ruleras son un plato contundente típico de la Región de Murcia, y que en sus orígenes era una comida de “pobres” que se hacía con el pan duro que sobraba de días anteriores remojado en agua, para así poder aprovecharlo y lograr una comida bastante fuerte y calórica, debido sobre todo a los ingredientes derivados del cerdo que incluye. Ingredientes (para 6 personas aprox.): -1/4l de aceite de oliva -1l de agua -1kg harina de trigo -300g de salchicha -300g de longaniza -200g de panceta -8-10 morcillas -Ajos -Sal Preparación: Primero cogeremos el 1/4l de acetite, lo echamos todo en la sartén y lo calentamos. Una vez esté caliente el aceite procederemos a freír los ajos, la panceta, la salchicha, la longaniza y la morcilla (sin quitarle el hilo para que se rompan lo menos posible); iremos friendo cada ingrediente por separado del resto y reservándolos todos juntos en un plato o bol grande. Cuando esté todo frito, debido a que habrá más aceite en la sartén del que teníamos cuando empezamos a freír los ingredientes, procederemos a quitar parte de este, dejando aproximadamente el mismo que había cuando empezamos, o sea, 1/4l de aceite más o menos. Al aceite que hemos dejado le añadimos 1l de agua y lo llevamos a ebullición. En cuanto empiece a hervir le echamos 1kg de harina y la sal (aquí empieza lo duro), tras esto tendremos que remover hasta que todo el agua este mezclada con la harina formando una masa en la que ya no hay agua pero sí que quedan pequeños pegotes de harina; en ese punto tendremos que echar la masa a un lado, rascar la sartén para quitar la masa que esté pegada y echarle un poco de aceite (del que nos sobró después de freír el embutido y el ajo), repitiendo este proceso hasta que le hayamos echado aceite por toda la sartén, ayudando así a que la masa de las migas no se pegue. Procurad no echarle demasiado aceite puesto que si nos pasamos con el aceite las migas no se soltarán ni en 5 horas. A partir de aquí todo es darle vueltas y más vueltas hasta que se suelten; cuando la masa empiece a soltarse, deberemos rectificarlas de sal. En cuanto se suelten le volvemos a echar los ingredientes que hemos frito al principio, para que se calienten y a comer se ha dicho. Un fallo que cometimos al hacer estas migas fue que no compramos ñoras (pimiento chato típico de Murcia), la cuales le vienen muy bien a las migas. Si podéis disponer de ñoras lo único que tendréis que hacer es freírlas al principio junto...

Leer más

Pollo al curry

Pollo al curry

Mi mujer y yo somos unos apasionados de la comida hindú, y hemos ido probando distintos restaurantes hindúes y, también, distintas recetas de comida hindú que hemos encontrado por internet. Tras mucho investigar y probar, hemos llegado a una receta propia de pollo al curry, que nos gusta y que es, dentro de lo que cabe, bastante fácil y rápida de hacer, aunque, esta no es una receta de comida hindú propiamente dicha, ya que está bastante españolizada y hecha a nuestro gusto (al de mi mujer y al mío, claro está :)). Ingredientes: 1/2 cabeza de ajos o 1 entera si os gusta más picante 1 cebolla 300g de pechuga o muslo de pollo deshuesado, lo que más os guste 2 yogures de coco desnatados 2 cucharadas de tomate frito 1/4l de leche desnatada curry aceite sal Preparación: Primeramente cogemos la cabeza de ajos, ya sea entera o media, la envolvemos en papel aluminio y la metemos al horno unos 15 minutos a 180-200º, el horno deberá de estar precalentado ya a esa temperatura. Mientras se hace el ajo, troceamos el pollo, ya sea la pechuga o el muslo, y lo ponemos en un tuper. Tras esto le añadimos al pollo un poco de aceite, removiendo para que todo el pollo se empape bien, y el curry, de manera que toda la carne quede envuelta con este último. Seguidamente añadimos tanto los dos yogures de coco como la cabeza de ajos asada y sin pieles, claro está. Mezclamos todo bien para que todo quede lo más homogéneo posible y lo metemos tapado al frigorífico durante unas 10-15h, yo lo que hago es que la preparo el día de antes en un rato libre y me lo como al día siguiente, ya sea para comer como para cenar, según me pille el hambre y sin mirar demasiado el tiempo que lleva el pollo marinandose, ese tiempo lo tomo un poco como guía pero no lo llevo a rajatabla. Una vez que el pollo haya pasado más o menos el tiempo necesario marinándose, procedemos a darle los últimos toques a nuestro pollo al curry. Ponemos la sartén al fuego, añadimos un poco de aceite, la cebolla cortada en juliana o en brunoise, como más os guste, y un poco de sal. Cuando la cebolla empiece a ponerse transparente, le añadimos una cucharada sopera de curry y lo cocinamos un poco para que la cebolla coja el sabor y el color de este. Tras esto añadimos un par de cucharadas soperas de tomate frito, removemos y cocinamos un par de minutos. Ahora echamos el pollo que teníamos marinando junto con la marinada al completo y añadimos...

Leer más

Quisquilla cocida

Quisquilla cocida

Hoy vamos a explicar como hacer una buena quisquilla cocida. Hay dos cosas imprescindibles para ello: primero hay que tener un producto lo más fresco posible y segundo una buena cocción, este último punto es muy importante, ya que si lo hacemos mal, podemos estropear nuestros crustáceos preferidos. Aunque esto no es propiamente una receta, voy a poneros una pequeña lista de ingredientes para que sirva de guía. Comentar que podemos cambiar la quisquilla por unos langostinos, una buena gamba blanca o unas cigalas pequeñas, ya que el método es el mismo para todos. Ingredientes: Quisquilla fresca Sal Hoja de laurel Agua Mucho hielo Preparación: Ponemos a calentar una olla con agua y una hoja de laurel. Cogemos un bol, lo llenamos de agua, añadimos sal sin miedo y removemos hasta que se disuelva la mayor parte de esta. Una vez disuelta, añadimos bastante hielo, sin miedo, ya que necesitamos que el agua esté muy fría. Cuando el agua de la olla esté hirviendo, procedemos a echar la quisquilla. Podemos observar que nada más echarla el agua deja de hervir, eso es normal, no le azucéis más fuego por ello. En cuanto el agua vuelva a hervir y observemos que el color de la quisquilla ha cambiado (1 o 1,5 minutos después de echarla), es señal de que ya está cocida, con lo cual tendremos que sacarla y echarla directamente en el bol que tenemos preparado con el agua fría, donde la dejaremos unos 5 minutos más o menos, hasta que se enfríen estos magníficos y deliciosos crustáceos. Lo único que falta después de esto es echarlas en un colador para que escurran el agua sobrante, servirlas con un poco de sal gorda por encima y comenzar a degustarlas, a ser posible, regadas con un buen vino blanco como puede ser el Viña Esmeralda 2011. Realmente es más difícil explicarlo que hacerlo, es un proceso sencillo pero que si se hace mal provocará que no podamos pelar bien la quisquilla (si la cocemos demasiado pasará esto) o que esté salada (esto ocurre si le echamos la sal al agua en la que vamos a cocerlas, cosa que hace mucha gente). Espero que disfrutéis de vuestra quisquilla cocida. Compártelo:FacebookTwitterGoogleCorreo...

Leer más

Chorizos Wine&Dijon (Chorizos al vino)

Chorizos Wine&Dijon (Chorizos al vino)

Desde siempre me han gustado mucho los chorizos al vino, cada vez que veo en la carta de un bar o restaurante chorizos al vino o algún plato similar, no me puedo resistir y los tengo que pedir para hincarles el diente. Tras probar muchas recetas de internet y otras tantas de cosecha propia, finalmente di con la receta que más me ha convencido y más le ha gustado a mi familia y amigos, y es la que os voy a contar hoy. Como podréis ver en la lista de los ingredientes, he señalado marcas y lugares de compra concretos, cosa que no suelo hacer normalmente, pero he hecho está recetas con chorizos, vinos y mostazas de Dijon de otras marcas, y os puedo asegurar que si variáis alguno de los ingredientes lo notaréis en el resultado final, aunque si no habéis probado antes la fórmula original, no os daréis cuenta, claro está. Me dejo de milongas para no dormir y vamos al lío. Ingredientes: 6 Chorizos magros (Mercadona) 1l Vino Blanco Casón Historico (Mercadona) Mostaza de Dijon Maille 1-2 Cebollas Sal Preparación: Primero echamos los chorizos troceados en una sartén que sea bastante grande. Cuando los chorizos estén dorados y hayan soltado bastante grasa, los apartamos dejando la grasa en la sartén, la cual usaremos para hacer la cebolla, en lugar de usar aceite de oliva. Si vemos que hay demasiada grasa, quitamos el exceso de la misma. Cortamos la cebolla en brunoise o en juliana, como más nos guste, la echamos en la sartén, le añadimos un poco de sal y la sofreímos hasta pocharla. Debido a la grasa del chorizo, la cebolla cogerá un color rojizo de los más apetecible. Una vez pochada la cebolla, volvemos a añadir los chorizos y le damos un par de vueltas a la mezcla. Tras esto, procedemos a vaciar el litro entero de vino blanco en la sartén, por eso hemos dicho de usar una sartén grande al principio, aunque también podemos usar una olla mediana. Cuando empiece a hervir, le añadimos 3-4 cucharadas generosas de mostaza de Dijon, aproximadamente 1/3 del bote, y un poco de sal. A partir de aquí solo queda esperar a que el vino de reduzca y se quede una salsa bastante espesa, suele tardar una media hora aproximadamente, según lo fuerte que pongáis el fuego. Ya solo queda echar los chorizos wine&dijon en un plato, preparar una buena barra de pan y disfrutar de ellos, pero siempre en buena compañía. PD: A mi me gusta encontrar los trocitos de cebolla, pero si queréis o sabéis que hay alguien al que no le gusta demasiado la cebolla, podéis sacar los...

Leer más

Fabada Asturiana

Fabada Asturiana

Si hay una comida que me gusta, esa es la Fabada Asturiana, a pesar de sus sonoros y a veces olorosos efectos secundarios. Aún me acuerdo cuando fui por primera vez a Asturias, yo tenía unos 12 años y me pasé 5 días comiendo y cenando Fabada; lo único malo es que perdí la oportunidad de probar otras comidas que tan bien saben hacer por aquellos lares, no se puede tener todo. Bueno, voy a dejarme de introducción histórica en mi pasión por la fabada y vamos al lío. Esta receta la aprendí hace poco cuando estuve ayudando a mi madre a hacerla. Sólo os puedo decir que salió ¡rica rica! Ingredientes (4 personas): 1 Cebolla Tomate frito Pimentón dulce Aceite Azafrán 2 Pastillas de caldo (carne o pollo) 2 Botes grandes de alubias cocidas 1 Compango para fabada (chorizo, morcilla y tocino) Preparación: Cogemos una olla y le echamos aceite hasta justo cubrir el fondo. Le añadimos la cebolla picada y la sofreímos hasta que empiece a dorarse. Después le echamos un par de cucharadas generosas de tomate frito y lo sofreímos todo durante un par de minutos. Añadimos una cucharada sopera de pimentón dulce y seguidamente un vaso de agua, para evitar que el pimentón dulce se nos queme. Cogemos el sofrito que tenemos y lo batimos, si tenéis un robot de cocina tipo thermomix, este proceso será mucho más fácil y cómodo. Lavamos bien las alubias con ayuda de una escurridera, para quitarles el líquido que llevan en el bote, y las echamos en la olla junto con el sofrito, el chorizo, la morcilla y el tocino. Lo cubrimos todo con agua, y le echamos las 2 pastillas de caldo y unas 3 hebras de azafrán. Cerramos la olla a presión y, en cuanto suba la válvula, lo dejamos cocer durante 10 minutos. Cuando pasen los 10 minutos apartamos la olla y dejamos que se enfríe. Una vez abramos la olla, probamos la fabada y si fuera necesario rectificaremos de sal, aunque al llevar las dos pastillas de caldo es muy posible que no haga falta echarle, de hecho yo no le añadí nada de sal. Para terminar, dejamos cocer la fabada durante unos 3 minutos más, con la olla abierta. Ya solo nos falta dejarla reposar durante un día y proceder a comernos un buen plato de fabada, acompañada de un buen vino tinto como el 3 Fincas Crianza del Castillo de Perelada, que anteriormente comentamos en el blog. Como podéis ver, la receta es muy fácil de hacer, si yo he sido capaz, cualquiera que se lo proponga puede hacer una buena fabada. Quizás la receta no sea fiel...

Leer más
content top