Recientemente fui a cenar con mi mujer y un amigo a un restaurante que últimamente está muy de moda y que, por suerte, nos pilla cerquita de casa, el restaurante Cátame Despacito.

Fachada del restaurante

Fachada del restaurante

La decoración del local resulta bastante curiosa, llena de toques retros pero sin dejar de lado la modernidad. La verdad es que a mi personalmente me gusta mucho dicha decoración, la encuentro bastante acertada.

Interior del restaurante

Interior del restaurante

Entrando ya en lo que viene a ser la comida, el restaurante Cátame Despacito tiene la particularidad de no tener una carta propiamente dicha, si no que, tanto para comer como para cenar, tiene un menú en el que se puede elegir entre una amplia variedad de platos y que consta de un entrante, un principal y un postre o café/infusión. Lo único malo es que si decides, por ejemplo, compartir tres menús entre cuatro personas, te cobran un suplemento de 3€ por menú, es una política que no comparto.

Los entrantes los pusieron al centro para que todos pudiéramos probarlos. Primero nos pusieron la ensalada de pavo a la plancha con crujiente de bacon, salsa césar y cebolla caramelizada, en cuanto a la presentación, tanto la de este plato y como la del resto, está bastante trabajada y en el caso de la ensalada fue un pequeño anticipo de lo buena que estaba, muy recomendable.

Ensalada de pavo a la plancha con bacon, salsa césar y cebolla caramelizada

Ensalada de pavo a la plancha con bacon, salsa césar y cebolla caramelizada

Tras la ensalada nos trajeron el revuelto de morcilla de Burgos, ajetes, espárragos, gambas y laminas de jamón serrano, un buen plato a pesar de que a los espárragos no les habían quitado bien la parte fibrosa, pero en general el revuelto estuvo muy bueno, la combinación de ingredientes fue acertada, eso y el hecho de que la morcilla me encanta, hicieron que disfrutase mucho con este plato.

Revuelto de morcilla, ajetes, espárragos, gambas y jamón serrano

Revuelto de morcilla, ajetes, espárragos, gambas y jamón serrano

Como último entrante nos sirvieron las croquetas de solomillo asado a las finas hierbas con mahonesa de verduras, lo mejor de la noche para mi, supongo que mi pasión por las croquetas hizo que esto fuera así, pero es que estaban de muerte, el rebozado crujiente, el interior sabroso y hecho en su punto. Una croqueta casera muy buena, me hubiera alimentado esa noche a base de estas.

Croquetas de solomillo asado

Croquetas de solomillo asado

Tras el pequeño desfile de entrantes por nuestra mesa, llegó el turno de los platos principales. Yo me pedí el cochinillo lechal deshuesado y confitado durante ocho horas con un toque oriental, un plato muy bueno, la carne estaba jugosa sin llegar a ser empachosa y el toque oriental le daba un toquecillo muy bueno. Este plato me recordó mucho al cochinillo deshuesado que te ponen en el Erroak. Un plato realmente excelente.

Cochinillo lechal deshuesado y confitado

Cochinillo lechal deshuesado y confitado

Mi mujer se pidió el solomillo con salsa de trufa blanca, champán y castañas, el cual pude probar y me gustó mucho, casi más que el cochinillo; la salsa estaba muy buena y la carne tierna y hecha en su punto. Un gran plato, muy recomendado, casi tanto como las croquetas del principio :).

Solomillo con salsa de trufa blanca

Solomillo con salsa de trufa blanca

El tercero en discordia se pidió la suprema de atún a la plancha con gabardina de cinco semillas, salteado de gulas, gambas, ajito y perejil en cama de cremoso de patata con salsa de ostras, un plato correcto, nada del otro jueves, quizás esta sensación se deba a que el nombre es tan largo que esperas que te sirvan el mejor atún que te has comido nunca, pero al finalmente no es así y te decepciona un poco. Lo cual no quita que estemos ante un plato trabajado con esmero, con una excelente presentación y muy bueno en general.

Suprema de atún

Suprema de atún

De postre nos pedimos una tarta de manzana y dos bizcochos con chocolate caliente, ambos nos dejaron un poco chof a todos ya que en lugar de caseros parecían de repostería industrial, cosa que nos confirmaron posteriormente, según nos comenta el dueño esto se debe a que la cocina es muy pequeña y no tienen forma humana de hacer los postres caseros, a excepción de la tarta de la abuela que sí que lo es, así que en la próxima visita toca probarla, que según me han comentado está para chuparse los dedos.

La atención de los camareros fue bastante buena, aunque cuando empezó el lío de las cenas el servicio se retrasó un poco, pero nada reseñable especialmente.

En cuanto al precio, los tres menús con unas cervecicas y tres copas de vino que nos tomamos, nos salió por unos 23€ por cabeza si mal no recuerdo, un buen precio para una cena que bien vale ese dinero. Yo por mi parte repetiría.

Ya, como punto final, os recomiendo que probéis este restaurante que tan de moda está y en el cual podéis disfrutar de una buena cena o comida a un precio más que razonable. Os aconsejo que reservéis previamente, ya que se suele llevar rápidamente.

Podéis encontrar el restaurante Cátame Despacito en:
Calle Palma de Mallorca Nº4 – 30.009 Murcia
Teléfono: 868 971 767 – 692 764 854
Correo electrónico: catamedespacito@hotmail.es
Facebook: Cátame Despacito

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *