content top

La Mary (Murcia)

La Mary (Murcia)

Como estamos en pleno agosto y la mayoría de restaurantes están cerrados, mi mujer y yo decidimos salir a la búsqueda de algún local abierto por el centro de Murcia en el que poder cenar. Cuando ya habíamos dado unas cuantas vueltas sin encontrar nada que nos convenciera, nos topamos de casualidad con el restaurante La Mary del cual me habían hablado bastante bien y al que tenía muchas ganas de ir, por lo que sin pensarlo demasiado entramos para ver que nos podían ofrecer. El restaurante está un poco escondido aunque ya se han preocupado ellos de poner un cartelito en una zona visible de una calle bastante más transitada para que no te los pases por alto, gracias a dicho cartel los encontramos nosotros. La verdad es que el local me gustó mucho, la decoración está muy cuidada y se ve muy limpio y ordenado. En sus paredes se pueden encontrar platos decorativos, botellas, vasijas de cristal, etc; una de sus paredes es de pizarra y en ella podemos encontrar recetas escritas a tiza y las cuales van cambiando cada cierto tiempo. Una vez ya sentados en la mesa nos encontramos con una carta muy interesante, variada y con unos precios muy buenos. Pudimos encontrar platos muy interesantes a unos precios bastante asequibles. De entrante nos pedimos el tartar de salmón con helado de mostaza a la antigua, un plato simple, rico y fresco, esto último se agradece mucho en esta época del año. Además del propio tartar de salmón y del helado de mostaza, en el plato venían tres pequeños picatostes con ikura (huevas de salmón) y cebollino, lo cierto es que la presentación del tartar nos gustó mucho y el sabor más aún. Para repetir. Para seguir trajeron la coca de ventresca escabechada al romero con tomate confitado, la presentación del plato es distinta a la que esperábamos ya que en lugar de venir presentada a modo de empanada, venían todos los ingredientes encima de la masa, cosa que favorece que la cantidad de estos sea bastante generosa. La ventresca estaba muy buena, se notaba que el escabechado era casero, algo muy de agradecer, y el tomate confitado más de lo mismo. Además es un plato con una relación calidad precio muy buena. Como platos principales nos pedimos el rissoto de ceps con parmesano y trufa y el tataki de atún con aguacate, mango y salsa teriyaki. Ambos platos nos encantaros pero el rissoto estuvo por encima del tataki, el cual a mi por lo menos me defraudó un poco ya que las salsas que lo acompañaban me resultaron un pelín dulzonas, lo que no quiere decir nada realmente ya que a cualquier otra persona esas...

Leer más

Cafe des Arts (París)

Cafe des Arts (París)

Volviendo con nuestro viaje a París, hoy vamos a hablar de un restaurante que está muy cerca del barrio latino y en el cual se puede comer de menú por un precio relativamente bajo, es el restaurante Cafe des Arts. El menú es un pelín más caro que el de los restaurantes del barrio latino, pero merece la pena alejarse un poco de esa zona y pagar la diferencia de precio. A primera vista el Cafe des Arts no es gran cosa, se nota que el local ya tiene su tiempo y que quizás necesita alguna reformilla. La decoración se ve antigua y algo desgastada. En cuanto a la comida, si pedís de carta probablemente el precio se os dispare bastante, la mejor opción es el menú del día que tiene un precio más que razonable, 12€, y que incluye un entrante, un principal y un postre, las bebidas van aparte. De entrante yo me pedí la sopa de cebolla, un plato muy típico francés que a mi me encanta y que no me defraudó. La única pega que podría ponerle es que se echa en falta algo más de pan tostado en la sopa, pero a pesar de todo estuvo muy buena ya que el caldo tenía bastante sabor, y el tema del pan lo solucioné usando el pan que te ponen con el menú. Para mi es un imprescindible. Como plato principal me pedí un boeuf Bourguignon, un guiso de ternera al vino tinto que al igual que la sopa de cebolla también es un plato muy típico de la cocina francesa. Para mi este es un guiso que aquí saben hacer bastante bien ya que la carne estaba muy tierna, tanto que se podía cortar fácilmente con la cuchara, las patatas habían cogido el sabor del guiso y, por tanto, del vino que se usa para la cocción y en cuanto al caldo ocurre lo mismo que con el de la sopa cebolla, un caldo con sabor y para nada lavado, como el que haría mi madre en mi casa. Un plato muy completo y muy bueno. Y, para acabar, de postre me trajeron una crème caramel, que es un flan casero al caramelo. Un postre simple pero efectivo que aquí saben hacer bastante bien y que a mi me encanta. Las bebidas caras como en el resto de bares y restaurantes de París, aunque aquí al igual que en el Jardin d’en Face también te pueden servir agua de la casa (del grifo) si quieres, con lo cual te ahorras un dinerillo. Tienen otro menú algo más caro, no recuerdo exactamente cuanto más pero creo que valía unos 18€, en...

Leer más
content top